viernes, 14 de octubre de 2016

"Querido Patronato..."

Estábamos el sábado pasado tomando un refrigerio Bermauntier y un servidor de ustedes en Córdoba, cuando aún era verano y no hacía la fresquita invernal que hace ya desde el pasado miércoles, y nos alegrábamos de que, sin ser una victoria completa, los nuevos aires empezaran a llegar al organismo supremo del Concurso de Coplas gaditano.  Bermaun me confirmó que iba a escribir el pelotazo de post que se marcó este martes, y yo, que ando por Madrid con menos tiempo, pensé que para complementarlo sería bueno hacer un post como el que les traigo hoy, con el caminito de coplas que nos dejaron los dos bandos el pasado COAC, desde preliminares hasta la gran final.

Porque con coplas, todo se entiende mejor, ¿no?  Pues nada, vamos al lío, que hay muy buenas letras para este sábado.

El día 11 fue un "gran" día para el ya antiguo Patronato.  De los más chicos a los más grandes se acordaban de sus castas, de una u otra manera.  Tres ejemplos: Faly Pastrana, José Joaquín González Domínguez yAlberto Rueda Torres, y Germán Rendón.  Preparados, apunten...




Durísimas letras, que parecieron no haberse cantado por la repercusión que tuvieron frente a otra, cuatro días después:


Con la letra de Martínez Ares se hizo el silencio, y también se afilaron las plumas de manera decidida.  Comenzaba la guerra, y todo el mundo se venía arriba, dentro y fuera de las tablas.  Kiko Zamora soltaba un "Bueno, que vuelvan..." cuando le preguntaban por el regreso de Antonio y otros autores antipatronato -y defendía a los que no se habían ido nunca-, y a Joaquín Quiñones le faltó tiempo para salir en la previa de Onda Cádiz y soltar algunas perlitas sobre los antipatronato, y focalizó en Ares sus críticas además de no depararle un gran futuro en el concurso -y luego pues se comió lo que Totoroto...-, algo que hicieron los autores posteriormente en sus letras.

Antonio Procopio se marcó un tango de despecho con un coro, coro que según él sacaba de homenaje al cumplir 30 años saliendo en el COAC.  Un tango que fue a lo personal, a derrotas ajenas al Carnaval, a la defensa de una antigua alcaldesa:


Y luego estaba Luís Rivero, que se posicionó de manera un poco... extraña en semifinales (a partir del minuto 3:19) a modo de "todos mal, y yo muy bien":


Hubo unos cuartos y unas semifinales para responder a todos los autores, pero, ¿y si te dan otra guantada sin mano, en la final, y te quedas mirando pa' Cortadura lo que queda de año?  Eso debieron de pensar Julio Pardo y Antonio Rivas, que dejaron su letra para la Gran Final.  Y eso que Julio tardó poco en recordar antes de que su grupo cantara en Preliminares que él ya no formaba parte del Patronato con un "¡Que yo ya no estoy, pero bueno!", y de ponerse estupendo diciendo que en su repertorio no habría letras que hablarían mal de otros compañeros porque era buscar "el aplauso tonto y fácil".  Ajam.  Entonces, se la metió Rivas por detrás, vamos, entiendo yo:



Y lo que está por venir con la nueva versión del Patronato.  Porque siempre ha habido riñas dentro del Teatro, claro, pero las que atañen a esta última, no es como ninguna otra: es el cambio de un régimen cortijero por otro -que ya veremos que frutos da-.  Y esto no es de ahora, no...



...con esta copla de Jose María Barranco Cabrera me despido, que ya en 2002 contaba lo que había.  Para soltar una tragantá de ese calibre, hay que estar muy hasta la bola.  Buen fin de semana y nos leemos pronto. ¡Y viva el Carnaval!