martes, 11 de octubre de 2016

Patronato 2.0

Ya les informamos en un post anterior que, por fin, se habia llegado a un acuerdo para modificar el Patronato del Carnaval de Cádiz que es, posiblemente, el elemento político que más carga crítica ha recibido este COAC 2016. Y es que hablaban de mafia en el buen hacer del concurso pero también en entradas y en decisiones parciales que afectaban a las agrupaciones y ellas no podían quejarse formalmente. Porque, vale, cantar las cosas en el teatro está bien pero, oigan, es efectivo cuando se plantan allí y preguntan, imagino, ¿qué pasa aquí? ¿Qué tinglao' tenéis montao'?

Soy de los que piensan que los órganos de dirección administrativa cuanto más variado mejor porque así todo puede ser mucho más limpio y que los interesen comunes sean capaces de ser precisamente eso: comunes. Porque sí, es normal que el ser humano mire para su buche como si fuésemos animales salvajes. A la vista está cuántos casos de corrupción tenemos en nuestro país. Qué no habrá en un Patronato que gobiernan solo cuatro con un Ayuntamiento anterior al que parecía no interesarle la Fiesta más allá de lo que ingresaba por su organización. Por eso parece que coloca a gente afín que le ha sido fiel hasta la última batalla. Tanto que no han podido echarlos.
No nos engañemos, la primera intención de este movimiento carnavalero era cambiar por entero el organismo y veían que tenían con ellos la pieza fundamental, el Ayuntamiento de Kichi que los apoyaba con tesón. Pero las cosas deben votarse o no hay tutía y, claro, estas decisiones, cuando a alguien le mueven el sillón, son muy difíciles. Y más difícil es todavía si los grupos opositores se enfrentan a la decisión democrática de que las agrupaciones participen en el Patronato. Fíjense, por ejemplo, en el caso del PSOE de Cádiz que, ya saben, está teniendo sus últimos estertores antes de participar, sin máscara, en el neoliberalismo más brutal. Este grupo político del Ayuntamiento, cuando ya se habían realizado acuerdos muy importantes, decide parar la votación para mirar los estatutos de las nuevas asociaciones que iban a integrar el órgano de gestión. ¿Por qué? Porque la intención es un acoso y derribo contra el actual equipo de gobierno del Consistorio y si tienen que pillar los carnavaleros, se los lleva por delante. El señor González Pérez, portavoz del PSOE, parece arrepentirse ahora de su apoyo al Ayuntamiento de Podemos. Seguramente, las órdenes vendrán desde arriba. Así es que se dedica a atrancar ruedas todo lo que puede con un partido que más parece dirimirse entre la pocilga y la cochiquera para terminar muriendo o devorado por ellos mismos como Saturno devoró a sus hijos. ¿Qué decimos del PP cuya portavocía aún maneja Teófila Martínez que dejó una deuda brutal en la ciudad? Pues que es normal que intente defender el antiguo Patronato, si lo puso ella. Sería aceptar que haces algo mal y ella nunca haría eso porque está por encima del bien y del mal.
Pero no nos sorprende solo la actitud de los partidos políticos que han tenido que sortear estos carnavaleros: también tuvieron problemas dentro. Parece ser que no todos estaban de acuerdo con una modificación de las voces del Patronato. O sea, ¿qué intereses podría haber en esto? Voces de afamados directores y de algunos componentes se ponían enfrente al movimiento carnavalesco y pedían, por ejemplo, una representación también de directores y supongo que terminarían pidiendo una representación de atezzistas. ¿No entiendes que si tu autor está contento todos estamos contentos? Porque no nos llevemos a engaño, el querer participar en el Patronato no deja de ser por una serie de interes, no todos de índole económico como algún dinosaurio carnavalesco ha dicho en entrevistas y redes. Y es que son varias las voces discordantes con esta refundición del Patronato que pertenecen al colectivo carnavalesco. Desde mi punto de vista es comprensible en tanto en cuanto hay cosas más allá que no vemos, que no sabemos, una especie de Expediente X.

¿En qué ha quedado al final? Tras las exigencias, ya hace un año, del Ayuntamiento de que se constituyeran en asociación las modalidades que quisiesen integrarse en el Patronato para poder negociar con ellos, estas pedían que salieran del organismo Antifaces de Oro y Autores (ellos ya se representarían a sí mismos) además de CAI pero la oposición dijo que nada de esto, que se quedaban. CAI fue absorvida por Autores finalmente.
Así, actualmente el Patronato se compone de más partes que nunca: un representante por Ayuntamiento, otro por ASCOGA (coros), chirigotas (José Antonio Vera Luque), comparsas (Tino Tovar aunque parece que lo hará hasta unas nuevas elecciones puesto que si disponibilidad es bastante limitada. Se ha postulado Germán Rendón) y cuartetos (Iván Romero). De lo que ya estaban se mantienen Autores + CAI (Kiko Zamora) y Antifaces de Oro (Joaquín Quiñones). Como ven hay un empate técnico entre facciones y será muchas veces el Ayuntamiento el que tenga que hacer de espada de Damocles. Veremos a ver cómo se va avanzando.