sábado, 26 de noviembre de 2016

#pedropregonero!! (#porfin!! #elmito)

"Cuarenta y cinco años cantando a Cai enamoraito, cuarenta y cinco años con sus te quiero y sus cariñitos.  Vino como bandolero, y de ti se enamoró, y acude cada Febrero pa' dejarte su canción.  Quizás un novio más, quizás tu trobador...".  De memoria, me la se de memoria desde 2007, el año que se la cantaron con una delicia de música de Romero Bey, el año que la lloré y la comenté con mi amigo Paco, el año que, unos meses después de aquel COAC, nacía con mucha ilusión este rincón para ustedes, carnavalitas y carnavalienses.

Hace justo diez días publicaba Bermauntier su genial post #pedropregonero!! donde hacía un repaso a la trayectoría del mítico coplero, y que comenzaba de una manera casi profética: "Me he levantado esta mañana con el pensamiento de que el pregonero del 2017 debe ser un carnavalero de postín y no es que haya en Cádiz muchos de ellos, muchísimos, que se merezcan serlo. La lista se hace interminable cuando me he puesto frente a un papel y he escrito una serie de nombres que se ha tornado casi infinita pero el primero que me ha salido ha sido Antonio Rico Seguro, Pedro de los Majaras, del Puerto Santa María...".  Casi ná.  Los comentarios en el post y en nuestro facebook no se hicieron esperar, con felicitaciones y apoyos a una petición que desde ya muchos meses venía pidiendo a Don Antonio como próximo pregonero.  Y #porfin!! se hizo oficial el pasado jueves:



Fue el propio Bermauntier el que me hizo llegar la noticia el jueves, mientras estaba trabajando (sus wikileaks son mejores que los míos, que últimamente pierden cobertura pa' llegar a los madriles) y la alegría me inundó el pecho.  Escuchas hablar a Don Antonio, y es sinceridad, pureza e ilusión, después de todo lo pasado, por su pasión, por su Concurso y su Cádiz.

En los últimos años, como se ha podido ver sobre las tablas, su figura ha traspasado la barrera del coplero para erigirse como mito vivo de la copla de siempre, y no tan solo por su regreso en 2015 (pasando kilo y medio de lo que recomendaba el médico por su enfermedad del corazón, y logrando además devolvernos a los aficionados el regreso de El Libi sobre las trablas del falla -casi ná-).  Sus apariciones y menciones hacen volcarse el teatro, que se cree un ambiente distinto, que nos hace sentir -como picaos de esto que somos- que estamos presenciando algo histórico.

Les traigo tres ejemplos, y dejo otros en el tintero que solo les enlazo como el homenaje de sus hijos en 2013 o el de la comparsa del Puerto de Santa María "Los de la Calita", que no se como se hace, pero que consigue que se nos coja ese pellizco en el pecho.  No, otro no, ese.

Año 2005, el que sería primer premio de comparsa iba a cañón ese año, con un Tino en estado de gracia que no se cortaba en ningún pase.  En preliminares, para empezar, reivindicaba la figura de Antonio de una manera deliciosa.  Dos años antes de que lo hiciera su propia comparsa, un año después de que De verde Luna pisara la final. ¡Amoscuchá!


Año 2012, tras un primer pase de gran categoría, el nivel de letras decae en el repertorio de Llámame Jesús -no las voces, que eran un cañón-.  Y entonces, se apaga la luz, y ocurre esto:



Y este año, con sus dos hijos sobre las tablas, Jonathan Pérez aprovechó las semifinales para unirse al movimiento #pedropregonero, y lo reclamaron desde el mejor de los lugares -y enésima pechá de llorar de Pedro, que emociona a cualquiera...-:



Nadie pone en duda, en definitiva, de que la elección de Pedro el de Los Majaras es una pelotazo, deseado por todos los aficionados, por Cádiz y el Puerto de Santa María.  Y el Falla lo lleva reclamando, directa o indirectamente, más de una década.  Este año, en San Antonio, todo el mundo podrá recibir el abrazo infinito de Antonio Rico.  ¡Viva el Pregonero!