sábado, 28 de mayo de 2016

¡Venga bombas y atentaos y nosotros que musho Beti!

Y lo digo en el buen sentido.  De Puerta Tierra p'acá estamos de Feria, semana grande de Córdoba -más bien desde el viernes pasado-, y la actualidad COACnavalesca no está dando mucho de si (no está dando nada de nada, para que nos vamos a engañar...).  Por lo que he pensado, que mejor que hacer protagonistas del post del sábado a la chirigota que más se ha acercado a lo que se entiende por una típica Feria andaluza -con todas las diferencias que tienen unas de otras-: sus casetas, sus caballitas, su noria al fondo, su puesto de chucherias... ¡soes! "Sevilla tuvo que ser mi arma", chirigota de 1997 capitaneada por Emilio Gutiérrez Cruz el Libi, llena de mala baba y mucho age.  Para la posteridad sin pisar las tablas en la Final de aquel año.

El propio Libi nos decía sobre ella en la entrevista que le hicimos en 2011 (y que pueden leer aquí, justo al final de la página):
Lo de Sevilla tuvo que ser fue una venganza mía por las criticas recibidas anteriormente con el tema de la Macarena. Aunque si se fijan bien, el repertorio se mete más con Cádiz que con Sevilla. Fue otra manera de hacerme el protagonista, y no pasar desapercibió entre tantos buenos “poetas” que da nuestra tierra. Si me metía con Sevilla habría jaleo seguro, porque si criticamos a Cuenca, Cuenca no tiene tirón. También estuvo enfocaba en relación a un cuplé que cantaron Los Guiris el año anterior donde se metían con Sevilla. Entonces pensamos en hacer una chirigota respondiendo a los gaditanos a ver como salía la cosa. Pusimos el teatro en pie, (pero no por cantar los últimos) todas las secciones, donde coincidimos con los Palomos del Yuyu en varias de ella, dándole a mi entender unos grandes repasos carnavalescos. Con todo y así nos dejaron fuera a nosotros, Kadi City y de Plaza en plaza.



Total, un pelotazo, ¡que la disfruten y feliz fin de semana (de feria, de playa, pero siempre con Carnaval)! "Me quedo en Cádiz, me quedo aquí-Carnaval, Carnaval, Carnaval, Carnaval-. Me quedo en Cádiz, me quedo aquí -¡Óle los cojones que tiene astilleros!-".