viernes, 18 de septiembre de 2015

Primero que sí...

... y después que no, luego a lo mejor.
La verdad es que esta historia que se trae Juan Carlos con el salir o el no salir nos tiene a muchos aficionados con la mosca detrás de la oreja por diversos motivos:

1) ¿Descansar después de un primer premio?
2) ¿Tanto puede dudar de sí mismo?
3) ¿De verdad le importa la opinión de dos componentes?
4) ¿Si sale puede haber cambios por las voces discordantes?
5) ¿Es solo una maniobra de márketing?

1) ¿Sería la primera vez que un autor descansa tras un primer premio? Ejemplos ha habido bastantes, en comparsas el más reciente es el de Tino Tovar tras El Espíritu de Cádiz lo que dio pistolezo interrupto a la unión Subiela- Carapapas o viceversa. Los motivos pueden ser muchos: desde el hartazgo hasta la falta de inspiración. La intención de descansar tiene muchos motivos factores que nos puede llevar a ella y todas serían válidas. Él mismo ha dicho que no puede compartir el amor a Cádiz con la de su pareja, por ejemplo. ¿Puede ser que necesite un respiro y refugiarse en la familia? Es cierto que son muchos años al pie del cañón, da igual la fortuna que haya tenido, pero es cierto que la autoexigencia del autor puede llevar a que en un momento dado se vea que hay que frenar.

2 y 3) También dijo que la idea y el pasodoble ni a él mismo le gustaban, que sabía que no iba a ser una cosa tan divina como tenía pensada. Quizás no fue capaz de venderla al grupo en condiciones y por eso hubo voces discordantes que, sin decir nombres, comentan que fueron un contralto y un segunda. ¿Hasta qué punto un componente tiene potestad de rebatirle a un autor? ¿No hay que ir a muerte con él? Pero del mismo modo, si estás en una comparsa de nivel y conoces hasta dónde puede llegar tu autor, ¿no está bien apretarle las tuercas hasta la máxima potencia, hasta que pase de rosca? La verdad es que no sé hasta qué punto puede influenciarle un autor la opinión de dos componentes cuando este tiene un bagaje por todos conocido. ¿Hasta qué punto puedes hacerle caso? ¿Es posible que los componentes solo reafirmaran lo que él ya pensaba? Es cierto que se ve un grupo muy unido, más amigos que compañeros, han hecho buenas migas y eso se ha notado muchísimo tanto en el teatro como quien los haya visto en directo. Solo hay que ver el Facebook de algunos de los componentes para percatarse de la buena relación que tienen pues el Carnaval ha trascendido a su vida personal. Pero, ¿todos los componentes están de acuerdo en que el pasodoble y el tipo no eran lo mejor que podía sacar Juan Carlos? Parece que no, que tuvo bastantes apoyos y que la forma de trabajar de la agrupación puede mejorar la composición.

4) Los cambios pueden venir en dos direcciones: esos componentes que han llamado a puertas de otros autores que, bien con huecos, bien por apetencia, pueden aún añadir alguna voz, o quizás el de estas voces discordantes pero... ¿de dónde se podría fichar ahroa? ¿Sería factible cambiar a un componente por, simplemente, decir puedes hacerlo mejor o no me gusta? El autor, el director o quien sea tiene la potestad de tomar la decisión que le apetezca y no sería de extrañar que, si Juan Carlos despierta de esta especie de humareda en la concienca, enseñara la puerta a alguno porque ya sabemos que lo hace sin ningún tipo de cortedad y en el mes que sea.

5) Le gusta dar que hablar, lo sabemos. Es un tío inteligente y sabe que hoy las redes, los foros, los blogs, van a hacer una publicidad gratuita que le puede venir muy bien a la hora de concursar. Todavía se dice que él ha forzado muchas veces situaciones que lo han puesto en el candelero sin ningún tipo de cortedad. ¿Puede, por lo tanto, ser una maniobra para dar que hablar? Se ha dicho y bastante esto. No, sinceramente creo que realmente tiene una crisis creativa como un piano y que se enfrenta a muchas comparsa de nivel, o de supuesto nivel, este COAC. Debe presentarse el mejor Juan Carlos y por los motivos que sea puede ser que no esté en su mejor momento.

Este el post del jueves que publico en viernes porque ayer por motivos laborales me fue imposible sacar un ratito para sentarme frente al ordenador a terminar este post que llevaba rondándome la cabeza varios días. Mañana, sábado, más.